“Debemos tener mucha responsabilidad civil, también para con el dengue” explicó Vega

“Debemos tener mucha responsabilidad civil, también para con el dengue” explicó Vega

El Ministerio de Salud de la provincia informó que hasta la Semana Epidemiológica Número 18 (SE 18) fueron notificados 5520 casos de dengue. Del total de notificados se confirmaron 3701 casos, de los cuales 117 fueron considerados probables, mientras que otros se encuentran en estudio. La mayoría de los casos confirmados de la enfermedad, que este año causó la muerte de tres personas, dos de Rosario y una de Santa Fe, fueron considerados autóctonos, ya que no mostraron ningún antecedente de viaje. Los departamentos más afectados son General Obligado con 1613 casos, Rosario con 860 y Castellanos que confirmó 684. El detalle por localidad es el siguiente:

General Obligado: Reconquista (1224), Avellaneda (333), Malabrigo (16), Villa Ocampo (9), Las Toscas (7), Villa Guillermina (4), Los Laureles (3), Las Garzas y Lanteri (2), Florencia, El Sombrerito, Villa Ana, La Potasa, La Selva, El Arazá, Moussy, Ingeniero Chanourdie, Berna, Puerto Reconquista, Guadalupe norte, La Sarita y El Carmen de Avellaneda (1). Rosario: Rosario (768), Granadero Baigorria (52), Funes (20), Villa Gobernador Gálvez (10), Arroyo Seco (5), Pérez (3) y Pueblo Esther (2). Castellanos: Rafaela (573), Sunchales (38), Frontera (19), Josefina (6), Susana y Humberto Primo (2), Zenón Pereyra, Eusebia y Carolina, Presidente Roca, Bauer y Sigel, Lehmann, Tacural y Vila (1).

“Ante esta realidad, y sabiendo que la principal acción de prevención para combatir al dengue es el evitar que la larva se reproduzca, es de vital importancia el compromiso civil de mantener descacharrado los lugares de cada uno de los hogares y espacios que como vecinos tenemos a cargo” explicó Vega, quien sostuvo que desde la gestión municipal se trabaja todos los días sobre este tema desde diferentes competencias y llevando adelante tareas muy variadas.

¿Cómo puede prevenirse?
Como no existen vacunas que prevengan el dengue ni medicamentos que lo curen la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados). Estos recipientes deben ser eliminados.

Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan de modo frecuente debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos frecuentemente (portamacetas, bebederos).

 

La fumigación no es suficiente para eliminar el mosquito
La aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos pero no a los huevos y a las larvas. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias ya que solo se recomienda en momentos de emergencia, y siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos.

¡Todos podemos hacer mucho para prevenir el dengue!
Eliminando todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).

Dando vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).

Cambiando el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Recordá frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.

Rellenando los floreros y portamacetas con arena húmeda.

Manteniendo los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados.

Limpiando canaletas y desagües de lluvia de los techos.

Tapando los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

También es importante prevenir la picadura del mosquito:

Usando siempre repelentes siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase.

Utilizando ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre.

Colocando mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible usar ventiladores o aire acondicionado en las habitaciones.

Protegiendo cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.

Utilizando repelentes ambientales como tabletas y espirales.